Fiu, fiuuuuu…

El otro día me volvió a pasar y he pensado que podría estar bien escribir del tema en un post.  Ahora que las cosas están torcidas y prevalece el monotema odioso de la crisis por doquier – hasta yo le he dedicado un capítulo – lo mejor es trivializar .  Me aburre que todo el mundo se queje sin parar.  Si, ya lo se, yo también tengo problemas y estoy harrrrta, aunque no ande todo el día quejándome y lloriqueando por las esquinas…

Al mal tiempo, buena cara y mejor aún si, mientras esperas a que el del taller te traiga el coche  después de haber pagado un pastón,  un obrero que pasa por tu lado – reconozco que yo estaba rebotadísima – te suelta: ‘¿te acabas de tunear el chasis o viene de serie, guapa?’.  Glup.  Sin querer, este señor, que no conozco de nada, me deja de piedra, consigue que me sonría, desvíe mi pensamiento y se me pase el enfado por lo del taller y encima ¡me pongo de buen humor!!!!.  Curioso, ¿verdad?   He pensado que la próxima vez que vaya al taller, daré las gracias sonriente, si me piropean porque, francamente, ese día en el polígono me quedé tan atolondrada como cuando a una teresiana le levantan la falda.  Si, me lo he preparado, los polígonos empiezan a gustarme más.  Lo que de verdad me gustaría es sacar la ‘princesa del pueblo’ que llevo dentro (todos la llevamos, pero a veces está tan desentrenada que se nos olvida) y contestarle algo así como: ‘pruébame y dímelo tú, perico!’…

Es una pena que se haya perdido el piropo, tan típico de España.

Tampoco es que me hayan halagado tanto en la vida, pero he hecho memoria y tengo algunos piropos bastante molones.  Me han dicho alguna guarrada de estas que es mejor olvidar, pero también me acuerdo 😉

Las galanterías románticas me encantan y no puedo vivir sin ellas, las necesito, me las pide el cuerpo, pero no me producen el mismo efecto que las callejeras, en el fondo se suelen terciar, son dulces y cariñosas, sin ningún tipo de picardía.   A parte, la picaresca y gracia con la que te dice un piropo cualquier desconocido es como un una ráfaga de aire freco en tu día a día.  Me hace gracia que me hayan comparado con un Porsche y un Ferrari, afirmado que sin mi, la vida sería un sin sentido e incluso pedido una Biodramina para el mareo producido por el contoneo de mi curvo andar.    A veces me llevo un ‘ser la más guapa del barrio’ y otras sólo me silvan.

Chorradas jocosas e inesperadas que te arracan una sonrisa, te suben la autoestima  y te despegan de la realidad momentáneamente.    Lo reconozco, me gusta que me piropeen por la calle cuando menos me lo espero.

Dime la verdad, ¿a que con esta historieta te has olvidado un poco de los días de perros y de todos los males?

Anuncios

Cher Nicolas, cher Yves

El día de la suerte, 11.XI.11, amanece con un sol tímido  que asoma bajo el cielo  gris y encapotado.  Está nublado, chispea de vez en cuando, pero no hace frío, se está bien por la calle.  Mi cita con Nicolás se acerca, la persona que mejor puede entender el plan que tenemos.  Tiene sensibilidad y es sensible, aprecia el arte y es artista, es francófono y es de Francia, ¿qué mejor compañía para ir a ver la historia creada por Yves Saint Laurent Vous vous ressemblez trop

Criado por su madre y hermanas, Yves es afeminado y delicado.  Se inicia con el gran Christian Dior y hereda su puesto hasta que, con experiencia adquirida – no se si la suficiente – se instala por su cuenta y crea su propia maison.  Buen entendedor de las mujeres, ayuda a su liberación, no buscando como modelo a la mujer reivindicativa, sino a la mujer femenina que busca la comodidad.  Así pués rompe patrones y esquemas sociales, generando amores y odios a su alrededor,  cosechando adeptos y adversarios,  lo normal cuando se produce un cambio.

Vídeos, fotos y vestidos, muchos vestidos, ¡¡¡¡oooohhh!!!!  Saharianas, esmoquins varios y cantidad de vestidos de noche.  Increible.  Pienso en los YSL que me pondría para asistir a una gala de los Oscar en Hollywood o si me invitaran a un baile de alguna Royal House o incluso a la fiesta anual de Porcelanosa donde conocería a ‘She’s sooooo Middleton…‘ o ¡para ir a la boda de mi cuñado! También son vestidos que me hacen soñar y me devuelven a la juventud, cuando iba a los rallyes parisinos, al Bal de débutantes en el Crillon, a bailar a Les Bains Douche,…

Me entero que Yves solamente salía de París para ir a Marrakech, no viajó, todas sus colecciones inspiradas en distintas partes del mundo no eran el resultado de múltiples viajes, sino de largas horas de lectura.  A Yves le gustaba leer de todo y eso le llevó a crear tanto y tan diverso, plasmaba en toiles lo que más le llamaba la atención, dando lugar a auténticas obras de arte. Tenía ojo y demostró que entendía con su colección dedicada a Mondrian, cuando éste empezaba y nadie lo conocía.

¡Qué importantes son los maniquíes!  No tiene nada que ver una prenda puesta en un maniquí de color carne con peluca de nylon y los labios pintados de rojo a verla en un maniquí límpido de color negro brillante, blanco níveo o azul mate.  Gran diferencia, un sutil matiz diferenciador que engrandece o degrada la prenda.

Como nada es perfecto y me gusta ser crítica – constructiva -, comentar que la luz, demasiado ténue, supongo que para no estropear el tejido de los vestidos, no me dejaba ver bien todos los detalles y me hizo salir un pelín adormilada…  Añadir un mauvais point a las guías gritonas seguidas de señoras en tropel que nos atropellaron sin piedad y no nos dejaban escuchar nuestra compartida, pero particular explicación del auricular parlanchín.

Voilà!

El Mundo tiene C

No, no le estoy gastando ninguna broma, está expandido y algunos ganglios están afectados.  Lo primero que haremos, y de manera urgente, es operar para extirpar el tumor y los ganglios dañados, seguiremos con sesiones de quimioterapia e intercalaremos radiación.   En la última etapa, remataremos con braquiterapia.

…   Lo pasará mal, cambiarán muchas cosas y probablemente no vuelva a tener la misma mentalidad que antes, pero se salvará.

…  Debió acudir al especialista de esta enfermedad tan grave, tan desconocida y tan silenciosa en cuanto le detectaron las primeras células, aunque entiendo que se haya estado agarrando a la opción menos radical.  Es cierto que aquí, a veces, nos pasamos y matamos moscas a cañonazos para asegurarnos.  Ahora es necesario ser tajante y tomar medidas efectivas que acaben con esta situación que no sólo está acabando con usted, sino con todos los que le rodean.

…  No es el fin del mundo, sino el principio de algo mejor.  Acaba una etapa y empieza otra, que, como en todos los comienzos, nada va a ser fácil y habrá que luchar.

No estoy hablando de la persona a la que más quiero en el mundo que ha sufrido esta enfermedad en primera persona, no.  Parece que no nos damos cuenta de que nuestro mundo está enfermo, muy enfermo y como no dejemos que el especialista tome las medidas necesarias para atajar este desastre, nos vamos a pique.

Llevamos mucho tiempo parcheando la situación, yendo a diferentes médicos, pero sin ir al oncólogo.  Mientras EE.UU. lidiaba con las súper famosas subprime, en Europa se negaba la evidencia.  ¿Nos pensábamos que eramos más fuertes?  Eso parece, y como somos taaan ricos, venga a dejar pasta a todo quisqui…  A todo esto, el petróleo subiendo y  nos parece genial sustituir terreno agrícola por terreno biocombustible.  Esto pasaba ya hace unos cuantos años, ¿no eran síntomas suficientes para ver que si esto seguía así, acarrearía problemas financieros y alimentarios?  Pues no.

Cuando en EE.UU. ya caen los bancos, en Europa, sobre todo la nueva España, que se acababa de reformar entera, empieza con problemas inmobiliarios y los del biocombustible se empiezan a dar cuenta que no tienen dinero para salir a comer fuera y ya no producen lo necesario para comer en casa.  Las fichas del dominó siguen cayendo, pero no pasa nada, recortamos por aquí y por allá y solucionado.

No, las células cancerígenas se reproducen.

Nos encontramos en una situación de caos tal, que ya nadie se mantiene unido,  cada uno tira por donde puede y la gente se muere de hambre.  La cadena del tapón de la bañera está tan tensa que el agua empieza a escapar.

Sin medidas, la bañera se vacía y la enfermedad nos puede.  De momento, no hay metástasis, ¡ánimo, estamos a tiempo!  ¡No dejemos nunca de bailar!