Fiu, fiuuuuu…

El otro día me volvió a pasar y he pensado que podría estar bien escribir del tema en un post.  Ahora que las cosas están torcidas y prevalece el monotema odioso de la crisis por doquier – hasta yo le he dedicado un capítulo – lo mejor es trivializar .  Me aburre que todo el mundo se queje sin parar.  Si, ya lo se, yo también tengo problemas y estoy harrrrta, aunque no ande todo el día quejándome y lloriqueando por las esquinas…

Al mal tiempo, buena cara y mejor aún si, mientras esperas a que el del taller te traiga el coche  después de haber pagado un pastón,  un obrero que pasa por tu lado – reconozco que yo estaba rebotadísima – te suelta: ‘¿te acabas de tunear el chasis o viene de serie, guapa?’.  Glup.  Sin querer, este señor, que no conozco de nada, me deja de piedra, consigue que me sonría, desvíe mi pensamiento y se me pase el enfado por lo del taller y encima ¡me pongo de buen humor!!!!.  Curioso, ¿verdad?   He pensado que la próxima vez que vaya al taller, daré las gracias sonriente, si me piropean porque, francamente, ese día en el polígono me quedé tan atolondrada como cuando a una teresiana le levantan la falda.  Si, me lo he preparado, los polígonos empiezan a gustarme más.  Lo que de verdad me gustaría es sacar la ‘princesa del pueblo’ que llevo dentro (todos la llevamos, pero a veces está tan desentrenada que se nos olvida) y contestarle algo así como: ‘pruébame y dímelo tú, perico!’…

Es una pena que se haya perdido el piropo, tan típico de España.

Tampoco es que me hayan halagado tanto en la vida, pero he hecho memoria y tengo algunos piropos bastante molones.  Me han dicho alguna guarrada de estas que es mejor olvidar, pero también me acuerdo 😉

Las galanterías románticas me encantan y no puedo vivir sin ellas, las necesito, me las pide el cuerpo, pero no me producen el mismo efecto que las callejeras, en el fondo se suelen terciar, son dulces y cariñosas, sin ningún tipo de picardía.   A parte, la picaresca y gracia con la que te dice un piropo cualquier desconocido es como un una ráfaga de aire freco en tu día a día.  Me hace gracia que me hayan comparado con un Porsche y un Ferrari, afirmado que sin mi, la vida sería un sin sentido e incluso pedido una Biodramina para el mareo producido por el contoneo de mi curvo andar.    A veces me llevo un ‘ser la más guapa del barrio’ y otras sólo me silvan.

Chorradas jocosas e inesperadas que te arracan una sonrisa, te suben la autoestima  y te despegan de la realidad momentáneamente.    Lo reconozco, me gusta que me piropeen por la calle cuando menos me lo espero.

Dime la verdad, ¿a que con esta historieta te has olvidado un poco de los días de perros y de todos los males?

Anuncios

Un comentario en “Fiu, fiuuuuu…

  1. Hola Alba, Mira qué tontería. He puesto “fiuuu” en google, por hacer algo, por matar un tiempo muerto, y me ha salido tu blog
    Pues nada. Que te añado a mi lista de blogs, así tienes una nueva lectora.
    Pásate por el mío si te apetece.
    patoencerrado.blogspot.com
    M.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s