La ordinariez está servida

La canción del Mundial Brasil 2014 debería ser ‘Bailando’ de Enrique Iglesias.  Para eso ganamos nosotros la última, ¿no?  ¿Habéis visto el vídeo? Seguro que no y tampoco vais a verlo, aunque os lo ponga AQUÍ:

A mi Enrique Iglesias no me mata, creo que lo aborrecí con su hit ‘Experiencia religiosa’.  ¡Dios! vaya tema, temita…  Además me recuerda físicamente a un noviete que tuve que, bueno, pues también fue una experiencia religiosa.  No critico, de hecho le guardo buen recuerdo y le tengo cariño.  Si, era muy guapo, ya lo seeeeee, pero no cuajó.  Hablando de guapos, aprovecho para deciros que mi Enrique, se parece a Brad Pitt.  Me van más los rubitos de ojos azules con cara de bruto que los morenos typical Spanish, por muy buenos que estén como mi hermano, que no está nada mal y está en mercado 😉 (me estoy jugando una bronca familiar de las que truenan).  Gracias a mi queridíssisisisiimo hermano, le estoy dando una oportunidad a Enrique Iglesias.  Igual que os digo que es guapo, tiene un gusto musical un pelín machacón que dista bastante del mío, pero me descubre canciones que me gustan, no se si es porque le gustan a él y de rebote, por el profundo amor que siento por él, me acaban gustando a mi o porque son buenas…  Creo que es porque le adoro, porque que me guste a mi la de ‘Quiero Rayos de sol tumbados en la arena’…  ¡No puede ser!!!!

Ya no queda nada para el Mundial de fútbol, qué bien, Brad, todo el día viendo la tele, invitando a los muchachos a ver partidos en la terraza de casa y bebiendo Mahous y yo, mientras, a lo mío.  Los muchachos son sus amigos del cole, una pandilla curiosa y variopinta con la que yo me lo paso pipa.  Además han sabido juntarse y/o casarse con contrapartidas de las que merecen la pena.  Y, cosas de la vida, todos hemos puesto en marcha el proceso de reproducción al mismo tiempo, luego la segunda generación está asegurada y con 1-2 años de diferencia como máximo.  Con lo que han sido nuestras bodas, no quiero ni pensar en lo que pueden ser las bodas de nuestros hijos…  ¡OMG!!!!!

Volviendo al tema de la canción del post, quería comentar que, pese a no ser santo de mi devoción, me gusta el vídeo y la canción del pequeño Iglesias.  La mezcla latina con las flamencas, los balones de fútbol y los ñetas rapeando me gusta, le va al pego al Mundial, de forma sutil y disimulada y me parece hasta elegante.  En el fondo se nota que Enrique es un niño de cuna bien, aunque ahora se codee con Pitbull & Co., mantiene un poco su imagen polite, que con tanto esmero le debió inculcar mamá.

Tengo que asumir que lo que a mi me gusta no es lo que le gusta al resto, de hecho en la variedad está el gusto, pero me parece que en esto que voy a decir ahora, no tengo tantos detractores…   ‘We are One’ es la canción del Mundial 2014 y no la de Enrique.  Ya está.  No hay más que hablar. Pero,  ¿porqué?  El ‘Jenny….¡dale!’ que vocea Pitbull para dar paso a la reina del pop latino es venta segura.  Vale, si, además, la enfundas en un mini look mallero, la pones a menear el culamen como ella bien sabe y la rodeas de macizas caoba tocadas de carnaval que corean y acompañan el movimiento, el éxito está asegurado.  Ok, además tiene estribillo corto y facilón.  Oléeeee Oláaaaaa.  ¿Seguro?  No se… Igual sí, pero me parece que a los basileiros, como a mi, no les ha molado tanto…

Para el próximo Mundial de fútbol, que se pongan en contacto conmigo antes de elegir tema, ja!

 

 

La luciérnaga engalanada con pajarita para visitar Kobold

Bueno, resulta que Solange es mucho más guapa, tiene mejor tipo , es más fina y canta mejor que su hermana Beyon, pero claro, no está casada con Jay-Z….  Es lo que tiene el power con influencias.  No sólo eso, además es la inspiración de mi anuncio preferido del 2014: ‘Juega con el sol’ de Multiópticas.  Voy a hacer una confesión, me encantaría llevar gafas, pero no las necesito todavía, tengo vista aguileña, aún así las he llevado con cristales sin graduar 😉

Revisando ambos vídeos, tengo varias cosas que decir y que contar.

Para empezar, me gusta mucho más lo que transmiten mis vídeos que los de las paellas y fiestas en la playa de los anuncios de la cerveza que tanto gustan a la gente.  Me da mejor rollo, me identifica, me hace sonreír y mover los pies.  Además, yo ya estoy en otro rollo que no es el del ligoteo desenfrenado veraniego, sino el de niños comiendo gusanitos y haciéndose ahogadillas en la piscina, o, si cabe, en el de gente madurita, con mochilas a la espalda que buscan y/o anhelan una segunda oportunidad para rehacer su vida en pareja.  Total, que esto es un mensaje para los creativos del anuncio de la cerveza, que nos tengan en cuenta al target cuarentón (yo todavía no he llegado, poco me queda…).  Niños, carnes serranas, forrabolas, cebras cojas, etc.  Las monadas con cuerpazos en la veintena, lo tienen ‘chupao’.

Repasado el tema del anuncio, que ya sabéis que a mi me gustan mucho, descubriros una calle madrileña, que viene al hilo del vídeo de Solange (casi nadie ve mis vídeos, pero si lo hacéis, os daréis cuenta): C/ Rodríguez San Pedro de Madrid.  Es pequeña, curiosa y a tener en cuenta.  Pese a estar en una zona un poco envejecida de vecindario, empieza a rejuvenecerse, a ser muy cool y atrae a modernos que visten a la última y comen bocatas de jamón con champagne.  ¿Qué tiene esta calle corta y desconocida?  Bueno, pues desde negocios típicos de barrio (tintorería, panadería, etc.) hasta la sastrería con tejidos más arriesgados y de costura impecable, el herbolario más selecto de la capital y la juguetería más dulce y amorosa de la zona. Los 3 en la misma acera, la par.

El 91 es fruto de la unión de la hija de un sastre con un economista soñador y creativo.  Juntos actualizan el look de hombres que gustan de ir elegantes sin pasar desapercibidos.  Exquisitos trajes a medida, semi medida, esmoquins, chaqués, camisas e infinidad de accesorios únicos avalan esta joven sastrería con un oficio añejo que no pasa de moda.  Pregunta por Paul.

Unos pasos más y llegamos a Kobold, un herbolario cálido y acogedor con un anfitrión exquisitamente educado, formado y que sabe de todo.  No sólo tienes ‘hierbas’, no, aquí encuentras curiosidades culinarias que dejan epatado a cualquier invitado que cene en tu casa (el paté de alcachofa es delicioso y muy adictivo), por no hablar del surtido de cremas y accesorios para la mujer que ofrece.  Las chuches, chocolates y galletas sin azúcar (aunque ni se nota) son una perdición para pequeños y adultos golosos.  Pregunta por Fernando.

Terminamos la calle con La Luciérnaga, el rincón que hace soñar a los enanos, libre de plásticos y alejado de personajes públicos infantiles (Peppa Pig & Co.).  Un oasis de diversión y creatividad que amplifica los 5 sentidos de los niños: texturas agradables, olores delicados, formas diferentes, sonidos acompasados y aperitivos dispares para amenizar la lectura en el edén de los libros de la parte superior de la tienda.  Pregunta por Lucía.

Empitonado de amor – parte 1

Dos años después, me he reconectado a mi súper blog para poder dejar un comentario en el MEGA blog de LuciaBe y me he encontrado con esto en el draft, ¿casualidad?  Ya que está, lo publico, viene al caso y además, habrá parte II.

*****************************************************************************************************************

Llevo ausente desde el segundo trimestre el año.  Se me fue la imaginación, se me secaron las ideas, muda de letras.  ¿Porqué?  No lo se exactamente, pero creo que fue mi cambio hormonal.  He sido madre, sigo con las hormonas alteradas, pero estoy volviendo a mi ser.  No voy a escribir sobre el embarazo, ni el parto, ni de lo mona y superdotada que es mi hija ni nada de eso.  Los que son padres, saben de que va todo esto, lo que se siente y el gran cambio que significa en la vida de uno y, los que no son padres, pasan de estos rollos patateros, no es un tema de interés, ya lo sabrán y experimentarán de primera mano cuando les toque.

Todo lo ‘ñoño’ está muy hablado, pero hay otros temas que no lo están tanto o, por lo menos, a mi no me lo habían contado.  Yo voy y lo cuento, no se si es políticamente correcto hablar de estos temas, me da igual .  ¿Qué pasa con tu pareja cuando tienes un hijo?  Muchos creen que las parejas se unen mucho, pero en realidad desune mogollón.  Todo el cambio que supone tener un hijo desestabiliza la pareja, por eso quiero avisar.  Una vez llega el bebé, hay que seguir alimentando las brasas de la fogata, en la medida de lo posible, para que cuando la perlita tenga un año no se haya apagado el fuego y se acabe la historia sin comer perdices.   Cuantas parejas con hijos conocéis que parecen felices y son en realidad todo lo contrario, desconocidos con cero complicidad y cero conexión, cada uno con sus historias y ninguna en común.  Me niego rotundamente a tener una familia así.  Prefiero estar sola que con una momia al lado, pero claro, quien algo quiere, algo le cuesta,  Hay que currarse y mucho el after baby

Unos meses antes de que naciera mi bebé, una amiga me preguntó si pensaba darle el pecho o no.

– “Si, voy a intentarlo.  Me da un poco de miedo el tema de las grietas y tal, pero ya tengo Purelan por si acaso” le dije yo, toda resuelta.

– “Yo también me lo compré, pero no llegué a necesitarlo”, me contestó ella.

– “¡Qué suerte!  Espero tener yo también esa suerte”.

– “No es suerte Alba, son las pezoneras de plata“.

No lo había oído en mi vida, pezoneras de plata… ¿para qué?  La plata es antibacteriana y cicatrizante, por lo que previene y/o cura las grietas en los pezones.  Me faltó tiempo para hacerme con unas pezoneras de plata y completar mi lista de gadgets para mi futura maternidad.

Copas de lactancia de plata - SILVERETTE - AuparMargo